La ilusión es cara

¿Alguna vez te has parado a pensar en que la ilusión también tiene su precio? Mi ilusión ha sido tener un sofá de Chesterfield… Soñaba con este sofá de piel blanca y de cómo quedaría en mi salón. Imaginaba cómo estoy disfrutando en él, bebiendo allí cada mañana el café, invitando a mis amigos… Mi felicidad aumentaba cada día cuando imaginaba el sofá blanco de piel… Al fin, he pagado mi ilusión y he comprado 2 sofás con el transporte desde Inglaterra que me ha costado 2.600 euros. No tuve que endeudarme y lo pagué en efectivo.

Sofá de Chesterfield

¿Ha sido una buena compra? ¿Qué esperanza de vida tiene tu ilusión? Aunque el sofá todavía lo tengo después de varios años, la ilusión me ha durado poco tiempo. Prácticamente no le he dado ningún uso significativo al sofá. Creo que me he sentado 7 veces en él… porque en este piso voy muy pocas veces al año. Convertir mi ilusión en la realidad me salió muy caro… Hubiera podido tener igualmente ahí una sofá de JYSK o IKEA por 400 euros y habría obtenido el mismo resultado con mucho menos dinero.

En este caso se trata de un sofá, pero a menudo encuentro casos que no dejan de sorprenderme… Hay gente, que sus ilusiones las pagan a plazos y con deudas y repiten el mismo error una y otra vez. Por ejemplo, se compran cámaras fotográficas que no las usan, nuevos ordenadores, televisores, teléfonos… todo nuevo y último modelo. La mayoría de sus ilusiones las pagan con el salario que ganan en un trabajo que no les gusta…

Si hubieran sacrificado el último teléfono, televisor o cámara fotográfica y hubieran invertido en algunos cursos o libros para aprender o adquirir nuevas habilidades, hubiera sido más beneficioso. Adquiriendo nuevas habilidades puede permitirte rehacer tu vida y tal vez dejar el trabajo que hace años que no te gusta.

Durante años estuvimos pensando en el tipo de autocaravana o furgoneta que queríamos comprar. Por unos momentos nos queríamos comprar unos modelos nuevos, 4×4 e impresionantes que no estaban a nuestro alcance, a no ser que nos endeudáramos hasta las cejas. Realmente nos hemos dado cuenta de que es más la ilusión que nos persigue y el deseo.

La clave del secreto es obtener el mismo resultado o parecido con los menores recursos posibles 🙂 . Saca rentabilidad a las cosas que tienes. Finalmente hemos decidido comprar una autocaravana en Noruega y olvidarnos de momento de algunos modelos. En definitiva, vamos a viajar con nuestra autocaravana igual o incluso más que si lo hiciéramos con un modelo más caro y prestigioso. Además, no estaremos preocupados si la rayamos un poco y no vamos a llamar tanto la atención en algunos lugares digamos menos seguros.

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »