El norte de Noruega se encuentra muy cerca de la frontera con Rusia. Puedes ir en autobús desde la ciudad de Kirkenes hasta Múrmansk. Desde hace décadas, ha existido una gran migración desde ambos países, especialmente desde Rusia hacia Noruega. En el norte de Noruega existen muchos pueblos con grandes comunidades de rusos, especialmente en la ciudad de Kirkenes, a tan solo 14,5 kilómetros de la frontera.

Nosotros hemos viajado 4 personas en autobús; mi marido, yo y otra pareja. Con una gran emoción, ya estamos en el control de la aduana y, tenemos que bajar del autobús para hacer el control de pasaportes. En la zona de Noruega la policía nos sonríe, hay un ambiente relajado y todo es muy sencillo.

Control en la frontera

Al cruzar a la zona de Rusia la policía no sonríe y tienen miradas muy serias. Dejaron pasar a mi amiga sueca, mi amigo noruego y mi marido español sin ningún problema. Las preguntas han empezado conmigo – ¿Vas a visitar Múrmansk? ¿por qué? ¿turismo? El policía me ha mirado con desconfianza. Quizás le ha confundido mi apellido eslavo o quien sabe. No importa. Yo amo Rusia y me voy allí, estoy muy decidida. Al policía le estoy diciendo que amo Rusia. Creo que no puede ser la mejor razón para ir a Múrmansk. Estaba incluso preparada para recitarle un poema en ruso si hubiera sido necesario 🙂

«Умом Россию не понять…» Федор Тютчев Умом Россию не понять, Аршином общим не измерить:
У ней особенная стать – В Россию можно только верить.

Rusia no se entiende con la razón,
No se mide con el criterio común:
Su porte es especial – En Rusia sólo se puede creer.

¿Creer en Rusia? Tal como cree el expresidente serbio Boris Tadić, que después de la ayuda de Rusia dijo: Dios en el cielo y Rusia en la Tierra. (На небе – Бог, на земле – Россия.) La interpretación es que: tal y como los Serbios creen en Dios, en la política confían en Rusia.

¿Cómo creo yo en Rusia? En Eslovaquia decimos: !Confía pero comprueba! Entonces hemos ido a comprobar si podemos creer en Rusia! Nuestro destino es Múrmansk! La ciudad de Múrmansk no es muy turística, pero es la más grande del Ártico con casi 300.000 habitantes. La temperatura más baja registrada ha sido en el 1985 bajando hasta los -39,4ºC.

Hace muchos años que deseaba visitar Rusia. Al vivir en el norte de Noruega jamás había estado tan cerca, así que no podía perder la ocasión. Cada día hay un autobús que circula entre las ciudades de Kirkenes y Murmansk. Mientras pasaba el control de pasaportes intentaba ser optimista y no quería pensar que tal vez no me dejarían cruzar, a pesar de tener el visado y los papeles en regla. Todos hemos rellenado los formularios “bumazhka”, pasamos el control de equipajes y ya estamos sentados de nuevo en el autobús.

Trayecto en territorio ruso

Las carreteras no son las mejores, pero el estado de ánimo está al máximo. Hacemos una parada en un lugar, y si este sitio estuviera entre la frontera de Pakistán y la India entonces pensaría que nos van a secuestrar. Pero no. Bajamos del autobús y entramos en un chiringuito donde encontramos el mejor producto que podíamos imaginar en este sitio perdido de la mano de Dios. ¡Cerveza! Bebemos en el autobús. No sabemos si está permitido, pero sentimos que el consumo de alcohol no es tan restrictivo como en Noruega y eso nos relaja.

autobus Kirkenes Múrmansk

En la carretera hay muchos baches y nos hace saltar del asiento. Los reflejos después de tomar la cervecita son más lentos y casi no nos molesta el estado de la carretera. La imperfección nos atrae ahora después de venir de Noruega, donde todo se cuida, hasta el último detalle. ¿Esto es Rusia? ¡La Rusia es amar la imperfección! La imperfección deja el espacio para la fantasía e improvisación.

Nos estamos dirigiendo a la península de Kola, en el norte de Rusia, en la región de Múrmansk. Limita al norte con el mar de Barents, y al este y al sur con el mar Blanco. Estamos pasando cerca de la ciudad de Zapoliarni y Nikel.

El agujero más profundo del mundo

Estamos pasando muy cerca del agujero más profundo del mundo. Se trata de una perforación que realizó la Unión Soviética a partir de los años 70 y alcanzó una profundidad de 12.000 metros. A diferencia de otros pozos profundos que se han hecho en el mundo para buscar petróleo o minerales, la finalidad de esta gigantesca perforación era únicamente la investigación de la litosfera. Hasta ahora nunca se ha vuelto a perforar un agujero tan profundo. Está a 10 kilómetros al oeste de la ciudad de Zapoliarni.

La perforación comenzó el 24 de mayo de 1970, en la península de Kola, usando una perforadora llamada Uralmash-4E y, posteriormente, otra bautizada con el nombre de Uralmash-15000. Se abrieron varios pozos partiendo de la rama central. El más profundo es el SG-3 y se detuvo los trabajos en 1989, alcanzando la profundidad de 12.262 metros, que se dice pronto.

La idea inicial fue alcanzar los 15.000 metros a finales de 1990, pero resultó imposible y se abandonó el proyecto en 1992. La tecnología que disponían en ese momento era incapaz de hacer frente a los 180 grados centígrados y cada vez se tenía que cambiar las brocas con mayor frecuencia. A esas cotas de profundidad no paraba de fluir continuamente una masa de fango e hidrógeno.

A la derecha, estado actual de la perforación

Una leyenda dice que los científicos que perforaron allí fueron demasiado lejos y llegaron a perforar un agujero en el Infierno, donde podían escuchar los gritos de los condenados. Por miedo a que perforaran hasta el infierno se interrumpieron los trabajos.

Experiencia en el hotel de Múrmansk

Después de 3 horas y media de viaje desde Kirkenes, llegamos a la ciudad de Múrmansk. Pablo y yo estamos alojados en el centro, en un hotel llamado «Minihotel» y nuestros amigos están en otro hotel cercano. Al llegar a nuestro alojamiento pensamos que nos habíamos perdido y no conseguíamos encontrar la entrada del hotel. Según nuestro GPS estábamos en la dirección correcta. En las siguientes imágenes podéis ver el aspecto que tenía el hotel desde fuera y entenderéis por qué no lo podíamos encontrar 🙂


La fachada exterior no hacía gala del interior. Pensábamos que nos habíamos perdido o incluso peor todavía – en qué alojamiento nos estábamos metiendo! Podéis observar en las siguientes fotografías que el interior no tenía nada que ver con el exterior. Nos llevamos una gran sorpresa por lo bonito y bien reformado que está.


Después de esta primera experiencia con el hotel aprendimos la primera lección en Rusia; no te fíes del exterior, porque lo importante está en el interior. Esto es algo que se refleja también en la cultura rusa. Ellos no pretenden venderte con una sonrisa o una fachada bonita, tienes que explorar y descubrir lo que hay más allá.

Ahora, años después, si visitáis la ciudad de Múrmansk podéis alojaros en el mismo hotel que nosotros y veréis que la fachada está totalmente remodelada y esto me confirma lo que acabo de decir antes.

Fachada actual del Minihotel Murmansk

El hotel al principio orientó su estrategia y sus recursos a vender un alojamiento de calidad, lo que realmente importa en un hotel; camas cómodas, un baño nuevo y limpio, un buen desayuno, en definitiva, un interior con buenas instalaciones. En otras culturas como la occidental el enfoque es diferente, te venden una fachada bonita aunque el interior deje que desear. Te sonríen si es necesario para tratar de convencerte o venderte algo, pero bueno, continúo porque me voy por las ramas.

Afectuosa hospitalidad rusa

En Múrmansk nos hemos reencontrado con nuestro amigo Dimitrij, un bombero que conocimos semanas atrás en Noruega. Pensé que no sería fácil volver a vernos, pero cuando decidimos viajar a Rusia le escribí un correo para ver si podíamos coincidir.

Pensé que Dimitrij vivía en Múrmansk, pero lo que yo no sabía es que nuestro amigo vivía a 1 hora de distancia de la ciudad. De haberlo sabido tal vez no le habría molestado. Pero cuando le dije que vendríamos a Rusia él no quiso faltar a nuestra cita y nos hizo gala de la afectuosa hospitalidad rusa. Además nos regaló una botella de vodka para los chicos y una botella de vino para las chicas.

Nuestro amigo nos acompañó para visitar la ciudad, aunque era tarde y oscuro pudimos recorrer algunos lugares de Múrmansk. Entre ellos, el rompehielos Lenin y la estatua de Alyosha, una de las más grandes del mundo.

Qué puedes visitar en Múrmansk

El rompehielos Lenin es el primer barco del mundo propulsado con energía nuclear. Con una autonomía de dos años proporcionada por uranio. Fue empleado por los rusos para la exploración del Ártico durante 30 años.

Estaba catalogado como un rompehielos polar y poseía una cubierta de vuelo para helicópteros en la popa. Su actividad finalizó en 1989, pero aún se puede entrar en él para recorrer su interior. Nosotros lo hemos visto sólo por fuera ya que era muy tarde.

Más tarde fuimos hasta la estatua de Alyosha y también pudimos disfrutar de la vista nocturna de la ciudad. Este es otra de las visitas obligadas si vienes a Múrmansk. Nosotros quisimos volver a visitar la estatua de Alyosha durante el día.

Al día siguiente tomamos un taxi y durante 2 horas nos llevó a algunos lugares interesantes que queríamos visitar, como por ejemplo la estatua de Alyosha, que la queríamos volver a ver pero esta vez con la luz de día. El taxista era un señor mayor que se acordaba de la antigua Checoslovaquia y en el taxi no hemos parado de hablar.

La estatua de Alyosha está hecha de cemento y mide 35,5 metros sobre un pedestal de 7 metros, de modo que alcanza una altura total de 42,5 metros. Es la segunda estatua más grande de Rusia después de la estatua de «La Madre Patria» en Volgogrado, también conocida como «La Madre Patria Llama».

La estatua de Alyosha es una estatua dedicada a los defensores del Ártico soviético que lucharon contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial. La estatua se inauguró el 19 de octubre de 1974 en el 30 aniversario de la derrota de las tropas nazis en el Ártico.

Durante la inauguración de la estatua la población joven de Murmansk hizo el siguiente juramento: Han pasado décadas desde el Día de la Victoria contra los nazis. Los años son reemplazados por años, generaciones por generaciones. Pero mientras nuestros corazones puedan latir recordaremos a aquellos que, en el último lanzamiento a la victoria, murieron, defendiendo su país. Allí, detrás de las nieblas.

La Iglesia ortodoxa del Salvador en las Aguas (Церковь Спас-на-водах – Мурманск). La iglesia pertenece al Decanato de Murmansk de la diócesis de Murmansk y Monchegorsk. Recibió su nombre del icono de Cristo caminando sobre el agua. La iglesia fue construida en el 85° aniversario de la ciudad con las donaciones de los ciudadanos.

Se convirtió en la primera iglesia de piedra en la parte alta de Múrmansk, en la colina, cerca del lago Semenovskoye. El edificio es claramente visible desde el centro de la ciudad. La iglesia fue consagrada en octubre de 2002. En la iglesia hay iconos de santos del norte, obreros milagrosos y asistentes de marineros: Los Monjes Trifon de Pechenga y Varlaam Keretsky. El iconostasio del templo está hecho de cal y al estilo del norte.

Iglesia Ortodoxa Murmansk El Salvador
Iglesia ortodoxa de El Salvador en las aguas

Al lado de la iglesia ortodoxa se encuentra el monumento en memoria de la tragedia del submarino Kursk. El K-141 Kursk fue un submarino nuclear de la armada de Rusia. Le fue puesto el nombre de la ciudad rusa Kursk, donde se libró la batalla de tanques más grande de la historia, en 1943.

submarino Kursk K-141
Restos del submarino Kursk K-141

En el submarino Kursk falleció toda la tripulación, en total 118 miembros. La tragedia ocurrió en el mar de Barents, el 12 de agosto de 2000, a 175 kilómetros de la ciudad de Severomorsk, cerca de la costa Noruega. En el submarino se desató un incendio y explotó a una profundidad de 108 metros. El memorial que recuerda la tragedia está dedicado a los marineros fallecidos e incluye parte de la vela del submarino K-141 Kursk.

Canción: Allí, detrás de las nieblas. Dedicada a las víctimas rusas del mar

La canción: Allí, detrás de las nieblas, está dedicada a las víctimas que sufrieron una muerte heroica en el mar. Podéis escucharla y también leer la letra de la canción, en español y en ruso. Esta canción me recuerda siempre al hundimiento del submarino Kursk, aunque la canción fue escrita antes de la tragedia.

Canción: Allí, detrás de las nieblas

Música: Igor Matvienko
Letra: Alexander Shaganov
Escrito en 1997

El mar azul – nada más que mar detrás de la popa
El mar azul, y lejos está el camino al hogar
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes …
Allí, detrás de la nieblas, se encuentra la nuestra orilla nativa
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes …
Allí, detrás de la nieblas, se encuentra la nuestra orilla nativa
Susurran las olas, suspiran y llaman
Pero ellas no entenderán, extrañas, no entenderán.
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes
Allí, detrás de la nieblas nos aman y esperan
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes.
Allí, detrás de la nieblas nos aman y esperan
Espera Sebastopol, espera Kamchatka, espera Kronstadt
La patria cree en sus hijos y les espera
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes
Allí, detrás de la nieblas, sus mujeres no duermen
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes
Y nos volveremos, por supuesto nadaremos
Y sonreiremos, y abrazaremos cariñosamente a nuestros hijos
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes
Allí, detrás de la nieblas, acabaremos a cantar la canción
Allí, detrás de la nieblas, nieblas eternamente mareantes.
Allí, detrás de la nieblas, acabaremos a cantar la canción.

Любэ Там за туманами

Музыка: Матвиенко И.
Слова: Шаганов А.


Синее море, только море за кормой,
Синее море, и далёк он, путь домой.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами берег наш родной.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами берег наш родной.
Шепчутся волны и вздыхают, и зовут,
Но не поймут они, чудные, не поймут.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами любят нас и ждут.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами любят нас и ждут.
Ждёт Севастополь, ждёт Камчатка, ждёт Кронштадт,
Верит и ждёт земля родных своих ребят.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами жёны их не спят.
Там за туманами вечными, пьяными…
И мы вернёмся, мы, конечно, доплывём,
И улыбнемся, и детей к груди прижмём.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами песню допоём.
Там за туманами вечными, пьяными,
Там за туманами песню допоём

Por la tarde nos hemos reunido con dos amigos, Margarita y Leonid. Los hemos conocido a través de la red social CouchSurfing. Nos acompañaron un poco por la ciudad y hemos visitado la estatua de «la mujer que espera«, dedicada a las esposas de los marineros.

El monumento simboliza la figura de una mujer con un vestido ligero y una gaviota sentada a sus pies. Se fabricó en la ciudad de Smolensk y posteriormente se llevó hasta Múrmansk. La mujer está de pie sobre un pedestal de granito con la inscripción: A quién sabe esperar.

Pasamos un tiempo muy agradable con nuestros amigos y nos explicaron la apasionante historia sobre las «ciudades cerradas de Rusia». Cerca de Múrmansk hay algunas ciudades secretas o pueblos donde comúnmente tenía sede la industria militar secreta, donde se imponían restricciones para poder viajar o residir en ellas. Estos lugares eran llamados en ruso complejos administrativos territoriales cerrados. Según nos contó nuestros amigos, el, como ciudadano ruso también tiene que pedir permiso especial para viajar a estas ciudades.

Aquí os menciono algunas de estas ciudades que sirven como bases navales de la marina rusa:

  • Ciudad de Alexandrovsk – reparación y utilización de submarinos nucleares, base submarina de la Flota del Norte.
  • Ciudad de Zaozyorsk / Murmansk-150 (región de Murmansk) – la base de los submarinos de la Flota del Norte.
  • Ostrovnoy / Murmansk-140 (región de Murmansk) – la base de los submarinos de la Flota del Norte.
  • Severomorsk (región de Murmansk) – la base de los buques de superficie de la flota del Norte.
  • Vidyaevo (región de Murmansk) – la base de los submarinos de la Flota del Norte.
  • Olenegorsk (región de Murmansk) – sistema de advertencia de ataque de misiles, radar «Dniester-M»

Al anochecer hemos visitado un bar con nuestro amigo Leonid y la verdad, agradecemos mucho que en ese momento tuviéramos la compañía de un ruso; al entrar en el bar, mi gorra soviética parece ser que provocó a un tipo que estaba bebiendo (algunas copas de más probablemente) con un grupo de personas. Tal vez el sujeto no era simpatizante de la antigua Unión Soviética. El tipo me preguntó – ¿por qué llevas esa gorra? entonces nuestro amigo Leonid ha intervenido y le dijo algo que no pude escuchar bien. Finalmente hemos decidido salir del bar para evitar el conflicto. Yo, de todas maneras, me sentía muy orgullosa con mi gorra soviética. Por cierto, si queréis una igual que la mía la podéis comprar aquí.

Gorra Sovietica
Mi gorra Soviética

Bumazhka (registro para cruzar la frontera)

El lunes, cuando teníamos que marcharnos de Murmansk, la recepcionista del hotel me ha pedido la bumazhka. La bumazhka es el formulario que te entregan en la frontera y es muy importante conservarlo hasta abandonar el país de nuevo. No podía encontrar mi bumazhka, entonces el rostro de la recepcionista parecía como el de mi profesora de alemán cuando me estaba calificando el examen final de bachillerato. Me ha explicado que voy a tener un grave problema en la frontera. La señora recepcionista no me asusta. Me gusta Rusia, quizás me quede un poquito más si he perdido este dichoso papelito 🙂

Por lo visto la bumazhka es algo bastante importante así que la próxima vez intentaré tener más cuidado con esto. Buena suerte? mala suerte? quien sabe. Al final la he encontrado en la chaqueta de mi amiga que viajó con nosotros.

Así terminó nuestra visita a Rusia, el país más grande del mundo. Hemos regresado a Noruega en autobús hasta Kirkenes.

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »