Gargantas del Dades

Nueva ciudad, nueva oportunidad. La oportunidad de conocer mejor la vida en Marruecos y sus costumbres. De Tinerhir a Boumalne Dades son unos 53 kilómetros por carretera.  Boumalne Dades es una capital administrativa de la región donde se encuentra. Tiene unos 12.500 habitantes y está situada al sur de Marruecos, en el valle del río Dades y a casi 1.600 m. de altitud. Las aguas del río Dades nacen en el Alto Atlas y es un río altamente estacional. La mayoría de sus habitantes son de etnia bereber.

Al parar el autobús, había mucha gente alrededor, algunos de ellos buscando algún turista despistado como nosotros. Se nos acercó un chico joven y nos preguntó si necesitamos ayuda. Le preguntamos por algún alojamiento, así que nos acompañó hasta un pequeño hotel llamado Auberge Tamazirt. No era para nada opulento pero la ubicación era estupenda. De todas maneras pasaremos poco tiempo en el hotel, ya que estamos aquí principalmente para conocer la ciudad y las maravillas naturales y arquitectónicas de la región.

La mayoría de los alojamientos de Marruecos en los que hemos estado tienen muy buena relación calidad/precio. Nosotros queremos conocer como se vive en Marruecos y probar los alojamientos pequeños, sencillos y apoyar los negocios familiares.  Cerca del alojamiento hay un mercado, restaurantes, cantinas y otros servicios. Esta ciudad es pequeña pero muy cerca de algunos atractivos turísticos naturales y por eso creo que la población local está acostumbrada a  los turistas. No obstante aquí es la primera vez que en Marruecos alguien se ofendió por mi forma de vestir, tal vez por no tener el cabello cubierto. A un señor mayor no le gustó algo sobre mí, pero no sé qué me estaba diciendo porque no lo entendí. Marruecos es un país musulmán liberal, aunque yo seguí las reglas básicas de vestimenta.

Vamos a tomar un taxi colectivo porque queremos visitar unas formaciones geológicas que le llaman Dedos de Mono o el Cerebro del Atlas. Están a tan solo 15 kilómetros de la ciudad.  Pagamos unos 20 dírhams (2 euros) por este tramo. Otras 3 mujeres también esperan para tomar el taxi como nosotros. El taxista actúa no solo como conductor, sino también como policía moral. Pablo se sentó conmigo en el asiento de atrás. Pero ha cometido un error: las otras mujeres tenían que sentarse junto a mi. El conductor se enfadó y gritó algo en francés ya que las mujeres y hombres tienen que sentarse separados! Sin mezclarse! Cada uno en su sitio!
Durante los 20 minutos de viaje en taxi, escuchamos canciones con algunos extractos del Corán. Una mujer sale del taxi y otras mujeres suben. Probablemente este taxi hace la función de minibús. Bajamos del taxi cerca de los Dedos de Mono.

Dedos de Mono
Formaciones geológicas – Dedos de Mono

Empezamos a ir por el sendero y junto a nosotros comenzó a caminar un niño de unos 11 años. Es interesante ya que el niño no habla con nosotros. Lo que hemos entendido de toda la situación es que nos quiere guiar. No estamos interesados en tener un guía pero como se lo explicamos? Este niño no debería estar en la escuela? Por qué está esperando turistas y prefiere pasar su día sin ir a la escuela? La educación en Marruecos es gratuita y obligatoria entre las edades de 7 a 13 años de edad. A sí que el niño nos hace compañía por los cañones y valles de este lugar. Por el camino encontramos mujeres lavando la ropa en el río y secándola en los arbustos circundantes. Algunos cañones son muy estrechos y llenos de agua. Tenemos que quitarnos los zapatos para poder cruzar. Es el mes de marzo y el agua del valle está bastante fría. Al final nuestro pequeño «guía» nos ayudó en la ruta a encontrar lugares interesantes, así que le hemos dado algo de dinero.

Se hace tarde y queremos regresar a la ciudad de Boumalne Dades. Estamos pensando en cómo llamar al taxi desde este sitio tan remoto. Empezamos a caminar, pero tenemos 15 kilómetros hasta la ciudad. Hacemos autostop y se para una vieja furgoneta Volkswagen camper con dos viajeros jóvenes alemanes, Eva y Christian. Son muy amables y nos llevan hasta la ciudad.

Cada vez que nos subimos a un vehículo con algunos desconocidos empieza una conversación sin prejuicios ni pretensiones. Es posible que nunca nos volvamos a ver de nuevo, pero en ese momento nos ayudaron y nos damos cuenta nuevamente de la importancia que tiene la ayuda desinteresada. Hablamos sobre nuestros viajes. Les gusta Marruecos y lo visitan con mucha frecuencia.
En este viaje por Marruecos nunca estamos solos. Siempre hay gente que se acerca. Casi siempre son encuentros agradables…Se hace tarde, comemos algo típico en una cantina local, el Tajine. La comida es buena y económica, el plato nos ha costado más o menos 5 euros. Regresamos al hotel para preparar los planes del día siguiente. Visitaremos las Gargantas del Dadès que empiezan a 27 km al norte de Boumalné de Dadès.

Las Gargantas del Dadès se llaman así por el río Dadés que las erosiona. Todo el Valle del Dadès cuenta con numerosas Kasbash habitadas y en buen estado.  Con su color ocre se confunden fácilmente con el terreno. Tenemos un gran interés por la arquitectura local ya que normalmente dice mucho de la cultura y los recursos naturales de la zona.

Al día siguiente tomamos un taxi que nos dejó cerca de las Gargantas del Dadès. Durante el trayecto hemos visto algunos miradores donde se puede parar y contemplar el desfiladero, con unas vistas espectaculares. En algunos miradores también hay restaurantes y hoteles, al cual llegan numerosos autobuses con turistas de Europa. Tenemos todo el día para recorrer y descubrir este lugar.

Para regresar al hotel hacemos autostop y se detuvo un chico marroquí que se ofreció llevarnos hasta la ciudad.
Al día siguiente tenemos que continuar con la ruta hasta Marrakech. Son 300 kilómetros y alrededor de 5,5 horas circulando por una carretera, cruzando la Cordillera Atlas, llena de serpentinas, desniveles y hermosas vistas.

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »