Desierto de Merzouga

Hemos tomado un vuelo con Ryanair desde la ciudad de Bruselas hasta Nador. En el aeropuerto de Nador hemos cambiado algunos euros por dírham y una vez fuera de la terminal empezó nuestra Aventura en Marruecos con Mochila. No había casi nadie, ni buses, ni taxis y no teníamos ninguna información para poder llegar hasta la ciudad de Nador.

Aeropuerto de Fez
Aeropuerto de Nador – Marruecos

Se nos acercó un taxista con un antiguo automóvil mercedes, y se ofreció a llevarnos hasta la ciudad. Nos pidió 100 dírham, hicimos el cálculo mental rápido (más o menos 10 euros) y nos pareció bien. Ahí cometimos nuestro primer error al no estar familiarizados con la cultura del regateo. Posteriormente nos dimos cuenta que pagamos hasta 4 veces más por ese trayecto! así que esa fue la primera lección rápida en el curso intensivo de: o te espabilas o la aventura te saldrá cara 🙂
Su estilo de conducción nos impresionó. Sin embargo, esta manera de conducción deportiva parece ser normal aquí, al igual que los numerosos burros y otros animales que comparten el tráfico. Nuestro primer objetivo era encontrar un autobús para llegar a las maravillosas dunas de Merzouga. La duración del trayecto son 10 horas en autobús hasta la ciudad de Erfoud y casi una hora de automóvil hasta llegar a Merzouga.

Nadie nos sabe decir exactamente cuando sale el autobús. Esperamos en la primera cafetería que hemos encontrado cerca de la estación. En la cafetería no hay ninguna mujer. Pensé que en Nador con una población de 162.000 habitantes la mentalidad de la gente sería más abierta. Los camareros solo hablan con Pablo. Yo soy como el aire y soy ignorada por completo. Parece que Pablo va a asumir el rol de patriarca durante toda nuestra aventura en Marruecos.
Necesito ir al servicio. Me estresa un poco dos situaciones. La primera es el creyente orando en el estrecho pasillo que me obliga cruzar. Además ora encima de una alfombra justo en frente del baño. Si quiero pasar, tengo que interrumpir su oración. Otra cosa que me desconcierta es que solo hay una señal de baño para hombres!.  En la cafetería no hay oficialmente baño para mujeres…Entonces me atrevo a ir al servicio de los hombres, no tengo otra opción. Después de mi experiencia con el baño estoy convencida de que va a quedarse en mis recuerdos para toda la vida. El váter es un agujero en el suelo nada más. Solo hace falta entrenar un poco la postura correcta para satisfacer las necesidades básicas.

Mientras tanto Pablo fue a pagar los cafés con leche que nos habíamos tomado. En la barra del bar habían varios camareros y muy poco trabajo. Puedes imaginar que el tiempo de pagar un café se reduce a soltar algunas monedas y listo. Pablo les dijo que quería pagar el café, entonces los camareros se miraron los unos a los otros y Pablo empezó a recordar la situación anterior con el taxista y que tal vez iba a ser hora de poner en práctica la primera lección del curso intensivo: o te espabilas o la aventura te saldrá cara. Uno de los camareros tomó papel y lápiz y empezó a escribir, muy lentamente, como si al mismo tiempo estuviera pensando cuanto dinero le iba a pedir. Entonces el camarero escribió 16,00 dírham y Pablo se angustió al pensar que le querían cobrar quien sabe cuanto. En realidad el camarero simplemente escribió los decimales, pero se trataba de 16 dírham (1,50 euros).

Camino a las dunas de Erg Chebbi

Tomamos un bus de Nador hasta Erfoud

Unas horas más tarde ya estamos sentados en un viejo autobús que nos llevará de Nador a Erfoud. Quiero evitar las miradas de la gente en el autobús y observo el paisaje, tan diferente a lo que había conocido hasta ahora; El desierto, camellos, la lengua árabe y bereber que se oye en el autobús, nuevos olores, colores…Todo lo que veo, escucho y siento sugiere que será una gran aventura! Hay un sentimiento nuevo que había tenido nunca antes. Es una mezcla de sensaciones que en aquel momento ha poseído mi cuerpo y no la puedo clasificar. Con el paso del tiempo lo sé definir perfectamente. Es el choque cultural. Me ha absorbido por completo y se ríe a mi cara!

Me parece que todos me están mirando. En realidad somos los únicos turistas que hay en el autobús. Un mes antes cuando he preparado la ruta por Marruecos pensaba solamente en vivir la aventura a lo máximo y llegar al desierto. En una mochila he empaquetado lo necesario para pasar 3 semanas en Marruecos. Tenía una idea de lo que quería visitar, pero entre mi plan incluí varios capítulos sin plan. Sentada en ese autobús, aún no tengo idea que estos capítulos no planificados son los que recordaré más de todos. Pablo esta más tranquilo. Confía en mi plan aunque la primera noche en Marruecos no sabemos donde vamos a dormir.

Pasamos por diferentes ciudades y cada vez que nos quedamos en una, el conductor grita los nombres de las ciudades. Lo hace con tanta energía que parece que se quedará afónico. Cuando llegamos a Er-Rachidía me doy cuenta de que estamos cerca de nuestra parada con el autobús en la ciudad de – Erfoud.

Ya es la una de madrugada (1 a.m.) y el autobús nos ha dejado en alguna estación de la ciudad de Erfoud. Estamos solos, no hay casi nadie en las calles y no sabemos dónde vamos a dormir la primera noche en Marruecos. Caminando por las calles y sin rumbo, un automóvil se ha parado a nuestra altura. Un hombre llamado Hassan nos ofrece ayuda y nuestra reacción fue la de rechazar cualquier tipo de ayuda. No imaginamos que alguien quiere ayudar a dos extranjeros, a la 2 de la madrugada, solos e indefensos. Tal vez hemos visto demasiadas series en Netflix 🙂 . Hassan conoce alguien que tiene un pequeño hotel. Dice que no hay problema que sean las dos de la madrugada, entonces despertó al dueño del hotel y nos alojó allí. Esa noche hemos soñado con el cuento de las mil y una noches.

Hassan es un negociador aficionado (y cazador de turistas) a medida que pasaron los días en Marruecos nos dimos cuenta de que estos «cazadores» son muy habituales y es el modo de vida de mucha gente en aquí. Hassan no quería dejarnos ir a dormir antes de pactar con nosotros una excursión con su todo terreno por el desierto, de modo que acordamos encontrarnos al día siguiente por la mañana, en el restaurante del hotel.

.

Segunda Parte

Suscríbete y te avisaremos cuando publiquemos un artículo nuevo

4 CommentsPublicar Comentario

  • Hola Romi y Pablo!!!Que lindo ….voy a mirar y leer vuestra aventura.Un fuerte abrazo y muchos recuerdos desde aquí.Que lo pasen lindo y lo disfruten!

    • Muchas gracias Carmen, nosotros vamos a ir actualizando con la mayor frecuencia posible. Espero que te gusten nuestras aventuras. Un abrazo fuerte.

  • Me he suscrito para saber cómo continua vuestra aventura!!!
    Qué ganas que publiquéis más cositas!!!
    Disfrutad de esas experiencias que os quedan por vivir!!!
    Besos!!!

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »