viajar en coche

El minimalismo y la libertad financiera tienen mucho que ver, para mi son dos conceptos que van de la mano por una razón muy sencilla; si no eres mínimamente minimalista es imposible conseguir la libertad financiera, y te explicaré por qué. El dinero SIEMPRE se agota, ya que es un elemento finito. De modo que, la mayoría de la gente podría gastar mucho más de lo que gana. Por ese motivo, si no conseguimos o no sabemos cómo gestionarlo para equilibrar la balanza, entonces siempre estaremos en déficit negativo.

Muchas veces las personas que consiguen la libertad financiera también han practicado y/o practican el minimalismo. Desde que era pequeño escuchaba una frase que decía: no es más rico quien más tiene, sino el que menos necesita. Antes no era capaz de entender eso, incluso pensaba que esa frase la repetía personas que le gustaría tener más dinero pero se querían conformar, como dice el dicho: «Mal de muchos, consuelo de tontos» – intentaba entender el dicho aplicando la lógica; solo hay que ver la lista de la revista Forbes, es más rico quien más tiene y punto. Esa frase no se puede entender aplicando el sentido literal. Con el paso del tiempo he llegado a entender la esencia de esa idea y pienso que tiene mucho sentido.

Gastar menos dinero

En los países desarrollados vivimos de una manera muy consumista; compramos mucho más de lo que realmente necesitamos y después estás cosas no las hacemos servir y las abandonamos, las tiramos a la basura o en el mejor de los casos las reciclamos. Cuando se nos rompe algún electrodoméstico, mueble, ropa, zapatos, juguetes – no lo reparamos, todo acaba en la basura y compramos cosas nuevas.

He reflexionado sobre el tiempo que vendo para comprar algunas cosas que ya no me hace falta o que he tirado a la basura. Si lo hubiera pensado antes, probablemente no hubiera comprado alguno de esos artículos como: teléfono nuevo (aunque el viejo todavía funcionaba bien), un bolso o no hubiera comprado otra camiseta para meterla en mi armario. En realidad, muchas cosas que compramos no lo hacemos para nosotros mismos, sino para llamar la atención de los demás, competir y mostrar nuestro poder adquisitivo o estatus.

Vivimos en un momento en que los recursos naturales están sobre explotados y no es sostenible a largo plazo. Es una época muy consumista y aunque tenemos muchas más cosas que antes, muchas veces seguimos buscando algo que nos falta. Es una época en la que estamos acostumbrados a cambiar todo lo que no nos funciona, incluso las relaciones, en lugar de arreglarlas y buscar dentro de nosotros lo que realmente nos hace feliz o nos falta. Dejamos que nuestros problemas nos persigan en lugar de tratar de resolverlos, sin buscar culpables o excusas. Pienso que nunca antes la sociedad ha tenido tanto empoderamiento como ahora y un abanico tan amplio de posibilidades para cambiar el rumbo de nuestro destino.

Prueba el Minimalismo

Ser minimalista no significa vivir en una tienda de campaña o carpa y comer latas de sardinas cada día. Ser minimalista significa cambiar nuestros hábitos de consumo o evitar las compras impulsivas. El minimalismo es un estilo de vida y también una ideología. Hay gente que lo llamaría simplemente: ser tacaño. Pero pienso que eso es algo diferente y daría para un tema a parte. Ser minimalista es simplificar y tener aquello que realmente necesitas. El proceso de cambio para ser una persona minimalista puede ser largo y difícil, pero vale la pena.

Una vez logras adoptar el hábito es difícil volver a consumir en exceso de nuevo. Tener una actitud minimalista es bueno para la mente y la economía 🙂 además, si en tu trabajo te pagan por horas, tal vez puedas dedicar menos tiempo. En la escuela nadie nos habló sobre el minimalismo…La sociedad no está preparada para ser minimalista, todo lo contrario. Si todos empezáramos a ser minimalistas, esto provocaría una recesión económica, y el sistema no puede permitirlo.

¿Sabías que… ?

Según la ONU, la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta: produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y transportes marítimos internacionales juntos. Por favor, piensa en esto cuando vayas a comprar un artículo de ropa que realmente no necesitas o que terminará siempre dentro del armario. Opta por la moda ecológica: «slow fashion«. Deja de comprar la ropa que el año que viene no usaras más al dejar de estar de moda: fast fashion. Esto no significa que vas a parecer un vagabundo, pero empezarás a ser consciente cada vez que compres ropa.

Ventajas del minimalismo

Ser minimalista es ecológico y económico. Verás que empiezas a tener tiempo para cosas importantes; tu familia y amigos. Siendo minimalista tal vez pierdas algunos amigos, sobre todo los que competían contigo para ver quien tiene el mejor coche, los muebles más exclusivos, el mejor teléfono, el bolso más lujoso, etc. Tal vez hablen mal de ti, como si fueras un tacaño raro que no quiere gastar dinero, pero a ti no te va importar si estás seguro de las ventajas.

Aplica el minimalismo en todos los aspectos de la vida como: buscar vivienda, comprar un coche, muebles, etc… Practica el picnic cuando viajes. Aprovecha los jardines y parques públicos, especialmente cuando hace buen tiempo. Siendo minimalista te aportará a largo plazo la oportunidad de tomar buenas decisiones financieras para invertir tus ahorros.

Nosotros hemos sido casi siempre personas bastante minimalistas. Pero no en todo… cuando hicimos nuestro primer viaje a Noruega, el coche iba lleno hasta el límite. Queríamos estar preparados para cualquier cosa que pudiera pasar: lluvia, tormenta, chubascos, nieve y comida para sobrevivir 5 meses. Teníamos el maletero a tope y cuando queríamos sacar algo era todo un desafío.

En nuestro viaje en coche por Noruega fuimos acumulando de todo; cosas que nos gustaban, regalos que nos hacían, objetos que encontrábamos como por ejemplo: cuernos de reno (ningún turista se resistiría a llevarse esto). En el coche cada vez había menos espacio y no tenía sitio ni para sentarme. Aquel viaje me cambió para siempre y nunca más hemos cargado el coche de aquel modo. A partir de ese momento hemos decidido viajar solo con una maleta de cabina, incluso para los grandes viajes.

minimalismo
No es fácil ser minimalista

Otra circunstancia que nos ayudó a cambiar el modo de pensar es que en los últimos años nos hemos tenido que hacer varias mudanzas. Desde entonces tratamos de acumular lo menos posible y ser cada vez más pragmáticos. Ahora somos viajeros minimalistas y la sensación no tiene precio. Viajar con lo justo y lo necesario. Es un ejercicio que te acerca más a ti mismo, te permite ser como eres, a saber realmente lo que quieres, lo que necesitas y rechazar todo lo que te sobra. Es una liberación mental y un contacto profundo contigo mismo. No lo dudes y empieza a ser minimalista ahora mismo! 🙂

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »