Guia viajes Oslo

Hemos llegado a Oslo en autocaravana. Es la primera gran ciudad que visitamos y no sabemos todavía dónde vamos a poder aparcar y pernoctar. Su población es de 673.000 habitantes según el censo de noviembre de 2018.​ Es la tercera ciudad de Escandinavia más poblada, superada solo por Copenhague y Estocolmo. Nos gustaría estar lo más cerca posible de la ciudad para poder visitarla y hacer la renovación del pasaporte en el consulado de España.

Pernoctar en Oslo con la autocaravana o camper

En la aplicación de Park4night hemos encontrado un lugar para pernoctar con muy buena puntuación al lado del lago Sognsvann. Durante el día se llena de vehículos con gente que viene al lago para hacer deporte o bañarse y por la noche es una zona muy tranquila y segura. Se puede aparcar y pernoctar de forma gratuita y quedarse hasta un máximo de 48 horas. La distancia hasta el centro de la ciudad es de tan solo 8 kilómetros más o menos y está muy bien comunicada con una estación de metro justo al lado del parking.

Parque Vigeland o parque de las esculturas

Niño enfadado parque Vigeland Oslo autocaravana
Niño enfadado en el parque Vigeland de Oslo

Al día siguiente nos desplazamos en bicicleta hasta el consulado de España para hacer las gestiones y después aprovechamos el día para visitar varios lugares en la ciudad. Uno de ellos es el famoso parque Vigeland. Está situado al oeste del centro de la ciudad, en el interior de un parque llamado Frognerparken. El parque de Vigeland o parque de las esculturas fue creado por el escultor noruego Gustav Vigeland entre los años 1907 y 1942 por encargo del ayuntamiento de Oslo. Ocupa una extensión de casi 32 hectáreas y la entrada es totalmente gratuita.

La mayor atracción del parque es un monolito de 17 metros de altura, el cual podéis apreciar en la foto de portada de este artículo. Se trata de un bloque único de granito que se alza sobre una plataforma octogonal escalonada. Está esculpido con 121 figuras humanas desnudas y entrelazadas.

Otra de las esculturas más conocidas del recinto, es la del niño enfadado o con “rabieta”, el (“Sinnataggen”). Esta obra comparte el puente del parque con 57 estatuas más. La escultura del niño enfadado ha llegado a identificarse como símbolo de Oslo, apareciendo como tal en postales y recuerdos turísticos.

También hemos recorrido gran parte del paseo marítimo, por el cual transcurren muchos kilómetros de carril bici. A lo largo de la línea de costa nos podemos encontrar con muchas zonas verdes, playas, espacios para descansar y hacer deporte, en fin, hemos descubierto también que Oslo es una ciudad muy cómoda y agradable para vivir, aunque eso sí, necesitas tener buenos recursos económicos.

La verdad, nos resultó difícil marcharnos de Oslo. Nuestra idea era estar dos noches como máximo y al final nos hemos quedado hasta cuatro noches! Después de dejar la ciudad de Oslo nos hemos dirigido hacia el norte, en dirección a Flåm, a unos 300 kilómetros de Oslo.

Fotos de Oslo

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »