Kjøllefjord

Llegamos a Kjøllefjord y vemos que este pueblo encarna la esencia del Ártico: el océano, los fiordos, la llanura montañosa, los bosques, los lagos de pesca y la geología de granito.¡Bienvenidos a Kjøllefjord – un pequeño pero animado pueblo de pescadores! El pueblo de Kjøllefjord se encuentra al este de Cabo Norte, en la costa de Laponia noruega. Vale la pena visitarlo y conocer la fascinante diversidad del paisaje que lo rodea. Aunque suene a cliché pero en este pueblo nos sentimos como unos auténticos aventureros debido al turismo casi inexistente durante la pandemia de COVID-19.

A pesar de su pequeño tamaño, Kjøllefjord cuenta con muchos servicios y tiendas. El ambiente es tranquilo y agradable, el aire muy limpio y el clima templado.

Ubicación

El pueblo de Kjøllefjord está situado en el lado oeste de la península de Nordkinn, en la región más septentrional del continente europeo, dentro de un pequeño fiordo. Kjøllefjord es único, con su cadena de montañas que lo protege de la fuerza brutal del Océano Ártico, y es conocido por su excelente pesca y cangrejo real.

Finnkirka visto desde Kjøllefjord

Desde Kjøllefjord se puede ver la formación montañosa de Finnkirka. Se trata de un acantilado con una formación natural muy característica, formado por el efecto natural de las olas del mar y la erosión. Desde Kjøllefjord se puede ver Finnkirka «la iglesia sami» al final del fiordo (ver imagen superior).

Cuenta la leyenda que Finnkirka solía ser un lugar utilizado por pescadores, viajeros y samis para hacer sacrificios. Los viajeros temían las duras condiciones del mar se extendiera alrededor de la península de Nordkyn y que ellos mueran en sus frías y profundas aguas. Los viajeros a menudo navegaban hasta el acantilado Altertavla (el Retablo) en el lado este del fiordo e hicieron sacrificios para pedir que tuvieran un buen viaje.

En el viaje de regreso, agradecían a Finnkirka por sobrevivir al traicionero mar alrededor de la península de Nordkyn. Los dos acantilados se mencionan en los textos históricos como lugares de sacrificio sami y como terribles formaciones de acantilados.

Finnkirka es un lugar registrado como patrimonio cultural sami según la Dirección del patrimonio cultural. Hay rutas de senderismo que van desde Kjøllefjord hasta la meseta, sobre Finnkirka, con vistas espectaculares de los acantilados, el fiordo y más allá. Para ver Finnkirka más de cerca es necesario tomar un barco.

Kjøllefjord es único, con su cadena de montañas que lo protege de la fuerza brutal del Océano Ártico, y es conocido por su excelente pesca y cangrejo real. Y cuando llegue a Kjøllefjord en barco, lo recibirá Finnkirka, un espectacular acantilado que, según la leyenda, alguna vez fue un lugar de sacrificio para los sami.

El pueblo sami, los renos y la pesca

Nueve familias samis trasladan a los renos al pastoreo en verano en la zona cada año y la cultura moderna de la región está influenciada por las tradiciones sami. La cultura sami tiene varios miles de años y ha sido fuertemente influenciada por el entorno natural de la región del mar de Baretns. La cultura sami enfatiza la armonía con la naturaleza y tiene una larga tradición en la cría de renos, pesca costera y medicina herbal.

La moto de nieve es un recurso importante para los habitantes. Permite que todos disfruten del paisaje invernal y es una herramienta práctica para transportar el equipo a las cabañas en la naturaleza. Dos tercios de la población local poseen motos de nieve. La temporada para utilizar la moto de nieve va de diciembre a mayo.

Historia

La abundancia de pesca en el mar de Barents ha atraído a personas que se han asentado en la zona desde el final de la última edad de hielo, hace 10.000 años. Los sami existen desde hace mucho tiempo en la zona. Desde el siglo XVI, este pueblo de pescadores ha sido un mercado para pescadores, comerciantes y sami.

El fiordo protege del mar abierto y se ha utilizado como refugio para la gente de mar a lo largo de los siglos. Las primeras referencias escritas a los pueblos pesqueros de la zona son de principios del siglo XVII. El comercio de Pomor con Rusia comenzó en el siglo XIX y los productos pesqueros locales se intercambiaron por productos agrícolas y otros.

Kjøllefjord y la gente

Aunque creas que estás en el fin del mundo, aquí, como en otros pueblos pesqueros del norte de Noruega, encontrarás bastantes inmigrantes de Lituania y Polonia que vienen aquí para trabajar en fábricas pesqueras. Muchos de ellos viven aquí solamente durante la temporada alta de las fábricas del pescado. Los noruegos están acostumbrados a los inmigrantes y hay una convivencia muy estable.

Las condiciones climáticas son muy exigentes en invierno, pero las infraestructuras y la población han aprendido a convivir con las inclemencias de duro clima Ártico. En ningún otro lugar como el norte de Noruega he visto tantas furgonetas 4×4.


Dejamos Kjøllefjord para dirigirnos hasta la población de Vadsø. Cuando consultamos el mapa nos da la sensación de que tenemos que hacer un trayecto corto, pero nos esperan 264 kilómetros, los cuales seguro que no vamos a recorrerlos en una etapa. Buscaremos un lugar con Park4Night para dormir en la autocaravana cerca del pueblo de Tana. Este es el lugar que encontramos en Park4night.

Déjanos un comentario! :-)

Tu email no será publicado

Translate »