Tag - artico

El Ártico es Mágico – Vivir en el Norte de Noruega

Son para mi 10 razones que me llevan a pensar que el ártico es mágico, especialmente la región de Finnmark, en el norte de Noruega.

Artico Kirkenes

1. Las calles vacías.
Finnmark es la provincia de Noruega menos poblada, con una densidad de 1,02 habitante por kilómetro cuadrado!. Vivimos en una pequeña ciudad de 3000 habitantes, pero muy bien comunicada gracias a un aeropuerto internacional a tan solo 15 minutos y puerto marítimo.  A pesar de esto, las calles están a menudo vacías debido al clima polar y porque la mayoría de la gente se mueve en automóvil. Pensamos que aquí está todo cerca y el coche no es imprescindible.

2. El agua del mar está helada.
Mar, sol y playa; normalmente lo asociamos con el buen tiempo, cuerpos bronceándose al sol y un cóctel refrescante en las manos. Pero aquí, si no eres miembro del club de los osos polares, no se te ocurre ni mojar el dedo del pie en el mar de barents. Aunque haya sol, es muy engañoso y el agua no se calienta a lo que estás acostumbrando. Mejor que puedas hacer es tener una buena foto en alguna playa paradisíaca y admirarla en tu casa bien calentita. Disfrutarás más que tirarte al helado mar del ártico.

3. Nieve la mayor parte del año.
La nieve y el hielo forma parte del paisaje en estas latitudes. Puede desaparecer totalmente a finales de Mayo, caer en agosto y desaparecer, y de nuevo caer en octubre y desaparecer de nuevo. Pero si cae en noviembre, posiblemente se quede hasta mayo. La nieve y el hielo forma parte de la vida en el ártico. Si no te gusta el frío, no te vayas a vivir en esta parte del mundo.

4. Buena ropa.
La buena ropa es fundamental. Aquí las tendencias que marca la moda es algo secundario. Buenas botas con clavos en la suela es el pan del cada día. La gorra y capucha se convierten en tus mejores amigas durante las tormentas árticas. Puede ser mayo y tu estas sentado en tu balcón, disfrutando del sol, pero con una chaqueta de invierno y con gorra y capucha. Con un poco de suerte consigues algunos días en Julio y puedes ir con camiseta de manga corta. Esos días son como un festival, sientes las endorfinas y eso se contagia entre la gente. La ciudad se transforma en una isla Caribeña; terrazas llenas de gente, bebidas en mano, sonrisas y ganas de hablar los unos con los otros. Tienes que aprovechar esos momentos ya que duran muy poco y tienes que ser consciente, para que el regreso al estado anterior no sea tan duro.

Ropa Artico

5. Luces en las ventanas, velitas, luz aquí y luz allá.
Los noruegos aman las luces en las ventanas, las lamparas ambientales, las velitas, las estrellitas, etc. Tal vez es por escasez de la luz durante las noches polares. Cuando empezamos a vivir aquí, nos molestaba no tener una luz bien potente en el comedor. Ahora, después de varios años también tenemos lámparas ambientales, candelabros y velas pero ninguna luz potente en el salón :-).  Durante nuestras últimas vacaciones en Eslovaquia nos hemos dado cuenta de que la luz potente que tenemos en casa de Eslovaquia nos molesta mucho.

6. Relación especial con el sol.
Es España, cuando el día está nublado la gente se queja y le cambia el estado de ánimo. Aquí el sol es algo muy apreciado ya que escasea mucho, sobre todo debido al efecto de las noches polares. Este fenómeno ocurre en las regiones polares, debido a la inclinación del eje terrestre. Durante un periodo de tiempo es imposible ver el sol, aunque tengas un día despejado. Este periodo varía dependiendo de la zona de la región polar donde te encuentras. Donde nosotros vivimos la noche polar transcurre entre el 23 de noviembre al 19 de enero. El primer día que la gente puede ver los rayos del sol se celebra una fiesta. A nosotros nos pareció curioso celebrar la llegada del sol, pero cuando lo vives, te das cuenta del sentimiento de júbilo que contagia tu cuerpo :-). Recordamos nuestro primer invierno viviendo aquí, después de las noches polares, mirando por la ventada, silenciosamente y admirando los primeros rayos de sol. Estábamos embobados, riéndonos como tontos y alegres como unos niños pequeños que acaban de abrir los regalos navideños.

7. Automóvil en invierno.
Hoy en día parece que no podemos vivir sin el automóvil. En el ártico sin duda te puede facilitar la vida, pero también te puede traer más preocupaciones que en las regiones cálidas. En invierno nieva mucho y probablemente tendrás que limpiar y rascar las ventanas de tu coche varias veces del día. Tienes que quitar toda la nieve que lo cubre, no solo limpiar las ventanas (evidentemente 🙂 ) porque si no lo haces y te para la policía te puede multar. Y no solamente esto, te pueden retirar el carnet durante un tiempo e ir a la cárcel si no pagas la multa. No es ninguna broma, tenemos un familiar cercano que le ha ocurrido. Después de limpiar la nieve de tu coche, tienes que arrancarlo y dejar que tu motor se caliente un poco. Hay gente que cuando van a las tiendas, dejan el coche arrancado delante de la tienda y hacen sus compras y así no pierde la temperatura de la calefacción. Es habitual y posiblemente si vives aquí, también lo harás.

8. Sin colas en las tiendas.
Vivir en el ártico te ofrece algunas ventajas. Por ejemplo, las tiendas y centros comerciales están prácticamente vacías. Ir de compras es relajante y no sufrirás el nerviosismo y estrés de las grandes ciudades.

9. Puedes comer pescado cada día si te apetece 🙂 .
Bacalao, salmón o caballa puede ser tu dieta diaria. En el Norte de noruega la pesca siempre ha sido una actividad muy importante. Aquí puedes disfrutar de pescado fresco todo el año. Aunque el agua esté congelada, puedes practicar la pesca en el hielo, simplemente abriendo un agujero en el lago o fiordo.

Salmón Noruega

10. El tiempo.
La gente en el ártico generalmente son tranquilas. No se estresan por el tiempo y tienes que aprender a esperar. Mañana posiblemente no  es mañana sino la semana que viene. Las malas caras y alzar la voz no funciona. Aquí todo mundo piensa primero en sí mismo y su propia salud mental.

5 ideas para aprovechar 24 horas de luz durante los días polares

  1. Puedes planificar la ruta de senderismo sin pensar en la hora que caerá la noche. Puedes hacer las rutas mas largas y cuando te cansas, montas tu tienda de campaña cerca del camino y por la mañana puedes continuar con la ruta.

  2. El cuerpo está naturalmente menos cansado por la presencia de luz. Aprovecha esta energía y haz ejercicio extra. Implemente los nuevos proyectos que ha planeado.

  3. Puedes conducir durante la noche aunque no te guste hacerlo con oscuridad ya que nunca se hace oscuro. El día polar te permite hacer los viajes más largos ya que todo el tiempo estás acompañado por la claridad del día.

  4. No hay nada mejor que compartir el tiempo con tus amigos y familia, abrir una botella de vino en tu propia terraza y observar el Sol de media noche. Hablar de la vida y la muerte, respirar la esencia de todo fugaz en la vida.

  5. Después del largo invierno, cuando sale el Sol y despierta la naturaleza, nos da la sensación de que cada problema tiene una solución y que hay luz al final del túnel. Todo esto consigo lleva nuevas ideas y oportunidades.

10 Ideas para sobrevivir las noches polares

  1. Si no quieres que Greenpeace te confunda con una ballena en el intento de volver al océano, trata de estar en forma. No te engañes y no seas vago. Para mantenerte optimista, sin sobrepeso y feliz hay que hacer ejercicio regularmente. Si no te gusta esquiar, prueba otros deportes que puedes hacer en el gimnasio; correr en la cinta, spinning, yoga, aerobic, etc.

  2. Descubre los beneficios de la sauna. Ir a la sauna es una costumbre que tiene sus raíces en Finlandia y es una parte imprescindible de su cultura. Muchas casas en Scandinavia tienen sauna y no hay nada mejor que después de un paseo por fuera cuando la temperatura baja a -30ºC, meterte en la sauna y beber una cervecita fresca. La sauna relaja y además ayuda a dormir. Si no tienes una sauna en casa seguro que tienes alguna muy cerca; gimnasios, piscina municipal, amigos, etc.

  3. Come comida saludable con mucha fruta y verdura. Aunque el cuerpo se comporta como un oso y antes del invierno comienza a abastecerse para el invierno. Mantén buenos hábitos y una dieta adecuada.

  4. Busca un pasatiempo que puedas hacer en casa. Está oscuro durante casi 24 horas. Ponte a estudiar. Disfruta de los libros, comienza a aprender un nuevo idioma o haz trabajos manuales, pinta. ¡Desarrolla tu creatividad!

  5. Una copa de vino y agradables conversaciones con amigos te permitirán olvidar el ambiente natural inhóspito, el invierno y la larga oscuridad.

  6. Tal vez eres una persona como yo he sido en mi vida anterior. Que prefiere ser moderna y andar con tacones :-). Por favor, olvida todo esto. Aquí, en el Ártico lo único que importa es la funcionalidad de la ropa y calzado. Igualmente poca gente te ve en las tormentas de nieve y viento que casi te sacan el alma de tu cuerpo. Balancear con los tacones encima de la carretera helada tampoco es muy sexy y femenino.

  7. Nada es mas bonito en las ventanas de las casas que las estrellas iluminadas que nos recuerdan la llegada de la temporada de Navidad. Ilumina la casa con velas y lucecitas.

  8. Encuentra el gusto en la SOLEDAD. Hazte amiga de ella. Sera la mejor compañía para ti – tu mismo. Aprende de la soledad.  Puede mostrar mucho más que mil profesores. Escúchate a ti mismo. Escucha tu mente, tu voz interior y tu intuición. Nunca llegas a conocerte bien al estar rodeado siempre de mucha gente sin poder disfrutar de la soledad.

  9. Encuentra el gusto en el SILENCIO. Es la mejor música para el oído. Silencio junto a la contemplación traen respuestas a muchas preguntas que pueden haberte molestado durante años.

  10. Encuentra el gusto en la TRANQUILIDAD. Andas por las calles donde no hay nadie. No haces colas en los supermercados ni en las oficinas públicas. La gente respira la tranquilidad en todos lados. Todo y todos tienen su tiempo. La gente, la naturaleza, también los osos hibernando. Intenta adaptarte a este ciclo de la tranquilidad. No intentes apretar tu tiempo. El tiempo es lo más caro que tenemos. Lentamente llegarás más lejos…
Translate »