EtiquetaNoruega

Magic Ice Lofoten

Magic Ice es una de las actividades turísticas más interesantes en las islas Lofoten. Se trata de una galería construida totalmente con hielo y nieve. El interior de la galería se encuentra a una temperatura de -4ºC. Para poder superar el frío, Magic Ice te presta un poncho y guantes. En la galería de hielo encontrarás recreaciones sobre la historia de las islas Lofoten, pescadores, vikingos y seres mitológicos. También cuenta con un bar de hielo donde recibirás gratis una bebida de bienvenida o bien otra que elijas.

¿Dónde se encuentra?

La galería Magic Ice Lofoten se encuentra en el corazón de las islas Lofoten, en la ciudad de Svolvær. A pocos metros del puerto y el hotel Thon Svolvær.

Magic Ice Lofoten

Precio de la entrada

El precio de la entrada es de 250 NOK. Está incluido una bebida gratuita en copa de hielo, un poncho de invierno y guantes. Se hacen descuentos para grupos numerosos.

Horarios de apertura

Verano (junio-agosto): 12:00 a. m. hasta las 23:00 p. m.
Invierno (septiembre-mayo): 18:00 a. m. hasta 22:00 p. m.

Galería de fotos

Video

Puedes consultar más información sobre la galería aquí.

Nieve en las Islas Lofoten de Noruega

Es primavera y todavía hay mucha nieve en las islas Lofoten de Noruega. A finales de marzo se derritió gran parte de la nieve, pero de nuevo ha vuelto a caer. Durante varios días hemos tenido unas nevadas intensas muy intensas. Hemos tenido que sacar la pala de nuevo y abrir un camino para entrar y salir de nuestra autocaravana.

Islas Lofoten de Noruega

Las islas Lofoten es un archipiélago situado en Noruega, por encima del círculo polar ártico. Se encuentran en uno de los entornos naturales más impresionantes del mundo. Las islas Lofoten están formadas por una escarpada cadena de montañas que se adentra en el mar. Si estás planeando viajar a Noruega, esta es sin duda una visita que no deberías perderte. La carretera que recorre las islas Lofoten es una de las rutas más impresionantes del mundo y es una experiencia inolvidable.

La mejor forma de visitar las islas Lofoten es con una autocaravana o furgoneta camper. Te permitirá recorrer las islas a tu ritmo y se puede pernoctar en la mayoría de los lugares. Podrás dormir en playas blancas con agua color turquesa y montañas escarpadas. También es una buena idea alquilar un coche y alojarte en alguno de los muchos hoteles o rorbu (antigua cabaña de pescadores) que encontrarás.

Cómo llegar a las islas Lofoten

La manera más rápida de llegar a las islas Lofoten es en avión. Desde Oslo puedes tomar un vuelo que te llevará hasta el aeropuerto de Harstad/Narvik. Tienes vuelos diarios con la compañía Norwegian, SAS y con Flyr. Desde el aeropuerto de Harstad/Narvik puedes alquilar un coche, tomar un taxi o desplazarte en autobús.

Actividades

Una de las actividades más populares en las islas Lofoten es el senderismo. Existe infinidad de rutas con diferentes grados de dificultad. Otras de las actividades que puedes realizar es alquilar un kayak y observar el sol de media noche. También puedes hacer submarinismo y pesca.

Reinebringen

Reinebringen Noruega Lofoten
Reinebringen

Esta es una de las rutas de senderismo más conocida de las islas Lofoten de Noruega. Se trata de una ruta de 1566 escalones que alcanza una altura de 448 metros sobre el nivel del mar. En la cima se puede disfrutar de unas vistas impresionantes de Reine. Para recorrer esta ruta tendrás que desplazarte hasta la población de Reine. Allí encontrarás varios aparcamientos. Desde la población de reine tienes que caminar más o menos 10 minutos hasta llegar al principio de la ruta.

Trabajar en una fábrica de pescado en Noruega 2ªParte

Tal vez eres el tipo de persona que ama ver las película de terror. Las películas de terror activan la producción de adrenalina. Los cambios físicos se notan de inmediato: sube la tensión sanguínea, el ritmo cardiaco y el metabolismo. Pero si quieres vivir una película de terror en la vida real, lo mejor que puedes hacer es eso: Apaga la televisión, prepara tu maleta y vete a trabajar en una fábrica de pescado durante las oscuras noches polares en el Norte de Noruega. Para sentir el máximo efecto, aguanta ahí por lo menos tres meses. Te garantizo que cuanto mejor sea tu educación, peor estarás allí… Tomando uno o dos aviones y de repente estarás en una fábrica, in media res en una película de terror.

Una película de terror la olvidarás en un par de meses, pero las experiencias de la fábrica de pescado después de una corta amnesia innecesaria y saludable, vas a recordar incluso los detalles por el resto de tu vida. Es nuestra segunda noche en la fábrica. Después de la primera noche trabajando me duele todo. Mi cuerpo no está acostumbrado al trabajo físico tan duro. Pero la noche anterior tan revelador me prometí que lo voy a pasar bien y hacer lo mejor que pueda en la situación que me encuentro. Tengo que aprender algo manual nuevo, quiero aprender algo intelectual y además ganar dinero. Creo, que todo será posible… Observo a mi alrededor y empiezo a conocer algunos compañeros y compañeras. La mayoría de los trabajadores que están este día ahí son de Rumanía y venían por alguna agencia. Depende de la sección donde trabaje puedo aprender algo intelectual y manual. Algo manual por obligación y algo intelectual por mi propia elección.

En la sección dónde hemos empezamos clasificando los órganos, el hígado, el caviar conozco una mujer polaca, muy simpática llamada Katarzyna. Mientras trabajamos, hablamos polaco – eslovaco. Aunque son lenguas eslavas y parecidas, el acento es muy diferente y las palabras en un idioma a veces significan algo absolutamente distinto en el otro idioma. Pero estas diferencias lingüísticas están borradas en el entendimiento de la situación que nos enfrentamos las dos. Tengo las mangas mojadas y frías en mi overol, pero tengo que quedarme con este overol toda la noche, otras 12 horas o más… El overol laboral lo tuvimos que comprar en una tienda cerca de la fábrica y con chaqueta impermeable de color naranja. Todo nos costó alrededor de 2000NOK (200euros). Las botas de calidad cuestan otros 2000NOK, pero decidí no invertir tanto dinero en estas botas… Quién sabe si sobrevivo más que unos días aquí y creo que este tipo de moda no la voy a llevar en ningún lugar más…

Entonces trabajo con unas botas de goma que compré en una tienda normal por 550NOK (55euros). Rápidamente empiezo a entender que diferencia hay entre los dos tipos de botas de goma y no era solamente el precio, pero sobre todo la calidad. No hay tiempo para llorar o lastimarse, hay que trabajar 12 horas – 14 horas con estos zapatos completamente mojados por dentro. Si conoces la sensación de cuando te mojas los zapatos y tienes que estar con los pies húmedos otras 12 horas pues te diré que no es esta la sensación. Es algo 100 veces peor… porque en la fábrica entra siempre agua nueva y entra por todos los lados… esto significa que tus pies no le da tiempo a calentar el agua que te entra en las botas y, tus pies están congelados todas las horas que estas ahí porque siempre se enfrentan a nueva agua fría.

En la fábrica tenemos el café gratuito. Es café negro, sin leche y sin azúcar. No es mi preferido pero después de las 12 – 14 horas trabajando en estas condiciones sabe como un café vienés con su nata montada encima. A veces mi compañera y nueva amiga polaca Katarzyna me ofrece algo de su café que se trae de su casa. Es un café con azúcar y leche y me sorprende cómo puede una cosa tan simple alegrar mi vida al máximo. Y a Katarzyna convertirla en una heroína de noche polar, en mi aliada en esta tristeza real y cambiar este infierno a un paraíso. A veces hay una línea tan fina y transparente entre el infierno y el paraíso. Puede esconderse en un trago de café dulce con leche y desplazarse junto a la curva ascendente de mis niveles de dopamina creciendo tan rápido después de haber tomado este trago. En el ambiente que trabajamos es fácil perder la noción del tiempo y honestamente es casi lo mejor que te puede pasar. La rutina entre el trabajo y la vida personal es tal que tu vida personal no existe. Es como si borraras 3 meses de tu vida.

La rutina diaria era así: cuando te llaman, tienes que venir a trabajar ya. No hay tiempo para las tonterías como el maquillaje o un buen peinando. Estos caprichos se han quedado en mi vida anterior… Lo que sabemos es que vamos a trabajar siempre por la noche. Pero lo que no sabemos es, cuándo acabaremos de trabajar y regresaremos a casa. Es como perderse en un agujero negro…

La monotonía de trabajo entre los intestinos, ojos, hígados, ovarios y las lenguas del pecado se ve interrumpida por la llegada de una nueva persona. Es una mujer de mediana edad, con buena constitución corporal, alta, originaria de Letonia. Se llama Olga y habla con Katarzyna porque se conocen de antes. Ellas juntas hablan ruso. Desde mi infancia quise aprender ruso, pero en la escuela tuve que aprender inglés y alemán. Estoy pensando que ahora se me está presentando la oportunidad de mi vida y puedo aprender el idioma ruso… aunque en estas condiciones discutibles, lejos de la escuela tradicional y fuera de los métodos apropiados….

Más tarde fuimos transferidas a la sección de lenguas de bacalao – cocochas. Me fijo que ahí hay una persona que no parece trabajar rápido pero su cesta de cocochas está muy llena. Después de mi primera noche de fracaso con 9 kilos de cocochas rápidamente aplico la regla del éxito y el fracaso. Si quieres ser mejor o estar entre los primeros tienes que juntarte con los mejores… Me pongo a trabajar a su lado. Él se llama Alexander (Saša), es de Estonia, es enorme, creo que tiene 100kg y casi 2 metros, Olga que ya he conocido antes, es su mujer. Creo que si alguna vez hayas intentado imaginar como parece una pareja típica del bloque del este en tu mente, has imaginado alguien como Olga y Alexander. Mujer rubia con bonitos rasgos faciales y hombre alto y fuerte, sin sonrisas innecesarias, de carácter fuerte. Entre ellos hablan ruso. ¡Qué suerte tengo! No solamente que puedo mejorar mi técnica, además con ellos puedo aprender algo de ruso.

Trabajamos en una cinta por dónde horas y horas están cayendo nuevas cabezas de pescado. Esta «música» monótona cuando cae la cabeza del container a la cinta nunca se borrará de mi memoria. El cansancio del trabajo de muchas horas se confirma en el humor de los compañeros. La gente se pone a luchar para captar la cabeza de bacalao más grande. La cabeza de bacalao más grande tiene una lengua enorme, y esta legua puede pesar hasta 5 veces más que una lengua de bacalao pequeño. Esto significa que cuando sacas la lengua de una cabeza enorme, vas a trabajar menos que tus compañeros que están cogiendo las cabezas pequeñas. En estas condiciones cada esfuerzo más parece ser un infierno. La gente está de mala leche y poca paciencia. Las reglas del juego son claras y cada uno lucha para sobrevivir.

Me pierdo un poco en mi propia locura e intento imaginar a dónde podríamos ir con mis nuevos compañeros, con este nuevo «dream team» y realizar un «team building» pero mi fantasía no llegará tan lejos… Este segundo día era casi igual que cada día en la fábrica. Y cuando estuvimos llegando a casa por la carretera llena de curvas me sentí inmensamente feliz. Fea, sucia, mal olorosa, pero feliz porque esto ha sido mi elección, decisión libre… nadie me ha echado de casa, salí del gabinete de profesores para hacer este trabajo! ¿Qué crees que es lo mejor? La esclavitud que un día me liberará de estar dependiendo del sistema o la libertad y el confort en el sistema que un día me esclavizará? He elegido lo primero.

1ªParte de la historia

Trabajar en una fábrica de pescado en Noruega 1ªParte

Era 2013. Al final hemos encontrado «el trabajo de nuestros sueños». Trabajar en una fábrica de pescado en Noruega. Odio el olor del pescado y lo como solamente para complacer a mis suegros españoles. Pero aquí nadie me ve y puedo mostrar el odio que tengo al pescado. Es viernes. Nuestro jefe nos hace una visita guiada por la fábrica. Yo, toda una señorita… durante la visita guiada estoy pensando si voy a usar maquillaje y un bonito peinado en la fábrica o no.

Estoy contenta porque pienso que tengo todo el fin de semana libre para asimilar lo que he visto en la fábrica de pescado. Fin de semana libre para relajarse, olvidar los ojos, las tripas y lo asqueroso que es todo lo que he visto… Pero no es así… No se muy bien que pasa, pero con el jefe de la fábrica nos hemos despedido a las 17:00 y son las 22:00 y nos llaman para trabajar.

Los barcos de pesca acaban de llegar al puerto después de pescar todo el día. El pescado no puede esperar cuando uno le da la gana de trabajar. Hay que limpiar el pescado ahora mismo. Vivimos a 15 km de la fábrica y 22 minutos por un camino sin asfaltar y nevado. El único camino que conecta la pequeña isla dónde vivimos (Nyksund) con el pueblo donde está la fábrica de pescado. Nunca me vestí tan rápido como ese día; un mono impermeable y encima una chaqueta naranja de goma fina y muy fea. Ese era mi «vestido de gala» para el viernes y todo el fin de semana. Cuando me lo vestí por primera vez, no tenía ni idea que sería el único vestido para toda la temporada de invierno en la fábrica de pescado.

Hemos llegado a la fábrica. Estamos en el ártico de Noruega. Es enero, hace el mismo frío fuera que dentro de la fábrica. Frío, todo helado y húmedo. Y además hay que trabajar y rendir. No puede ser!!! Esto es una pesadilla. Ni siquiera sé cómo, pero aparece un cuchillo grande en mi mano y tengo que colocar la cabeza de bacalao en un pincho y con una técnica le tengo que cortar y sacar la lengua…

La mayoría de los trabajadores son hombres. Trabajamos toda la noche… Antes de empezar a trabajar nos han dicho que en la fábrica hay tareas que se pagan por kilos y otras tareas se pagan por horas de trabajo. Es fácil caer en la ilusión de cuánto puedes ganar en tres meses, si cuentas desde tu casa, en tu cómodo sofá debajo de las mantas. Pero una vez ahí viene el golpe de realidad y lo único que piensas es
que quieres escapar. En aquellos momentos cualquier lugar es mejor que donde estás. La primera noche ha sido muy dura, pero reveladora. En toda la noche he logrado solamente cortar 9 kg de lenguas de bacalao – cocochas. Antes había escuchado que puedo hacer cientos de kilos, pero mi realidad eran solo 9 kilos. No tenía una técnica adecuada para cortar las lenguas.

Después de toda la noche trabajando cuando regresé a casa, me dolía todo el cuerpo, mis manos estaban congeladas. Creo que lloraba, pero más que el dolor físico era el dolor psicológico. Lloraba por mi ego, tan profundamente dañado. La realidad de la experiencia extranjera me ha abofeteado con toda su fuerza. He acabado estudios universitarios, he obtenido becas por obtener buenos resultados, estudiado en dos universidades y estaba orgullosa de escribir mi título delante de mi nombre. Durante toda mi vida estudié duro y en buenas escuelas para no terminar en una fábrica así. En mi familia los estudios ha sido lo más valorado.

Es enero, época de las noches polares cuando no sale el sol. Estoy en el Ártico de Noruega, y mi realidad hoy no es mi título universitario ni mis grandes estudios. Yo soy un don nadie aquí. Soy un trozo de papel en blanco. Puede ser que un principio de un drama personal que se integrará profundamente en mi personalidad? ¿O lo convertiré todo en una tragicomedia? La casa dónde hemos vivido tenía un aislamiento pésimo. Después de la primera larga jornada en la fábrica congelada, hemos llegado a la casa fría…

Llamo a mis padres por Skype y no puedo esconder el intenso dolor. Y como todos los buenos padres me dicen: Vuelve a casa! No dependes de una vida así ni de un trabajo como ese! Que maravillosa puede ser la vida de un cobarde, de un perdedor… arrancar el coche y desaparecer del ártico de Noruega y de las noches polares. Fuera de mi nueva realidad. Lejos de las tripas del pescado y de sus ojos muertos que me están mirando fijamente con un mensaje: despierta y vive tu vida mientras puedas. Que hermosa puede ser la vuelta a casa. Abrazaré a mis padres, mi madre me hará una buena comida, mi padre calentará nuestra bonita y grande casa y todos vamos a hablar que mala es la experiencia en el extranjero.

Trabajar en una fábrica de pescado en Noruega 1ªParte
Cuando era profesora

En un par de meses estaré de vuelta en un buen trabajo, con mi título delante de mi nombre, con mis tacones, blusa y americana. Con un buen peinado y un bonito maquillaje. Vuelta en mi país, en el mundo que yo conozco, entiendo y dónde se habla mi idioma materno. Todo volverá a ser fácil y colorido. En un mes todos los miembros de nuestra familia hablarán de lo mala y dura que es la experiencia en el extranjero, tal vez en 2 meses lo mismo hablarán incluso las personas que me conocen desde mi niñez. Porque la mala noticia es muy poderosa y contagiosa. Pero en lo más profundo de mi alma, escondiéndome detrás de mi título universitario, sabría que fui yo quien perdió. La lucha personal con mi fuerza y mi ego. Esta primera noche en la fábrica era como renacer. Me marcó mucho. Como si mi vida empezara a contar desde cero. A ese día yo lo llamo el día cero. Ese día lo llamo el día en que empezó la vida fuera de todo lo que antes para mi era normal. Y yo me asigné unas tareas muy difíciles de cumplir:

  1. Dar siempre lo mejor de mí
  2. A pesar de lo difícil que sea el trabajo o circunstancias, tengo que divertirme a lo largo del mi camino laboral y personal
  3. Vivir una vida lo más libre posible, no depender de nadie ni de nada, y para lograrlo, tengo que quitarme la comodidad
Trabajar en Noruega

2ªParte de la historia

La ciudad de Svolvær

La ciudad de Svolvær es la capital de las islas Lofoten, también conocida como la ciudad de la luz. Según dicen, Svolvær tiene una luz muy especial. Es una luz que se produce debido a la refracción de los rayos solares en el cielo, entre el mar y la montaña. Una luz que ha fascinado a numerosos artistas durante cientos de años.

¿Donde está Svolvær?

Svolvær se encuentra en el famoso archipiélago de Lofoten (Noruega), concretamente en la isla de Austvågøya. Las coordenadas geográficas son: 68.2353°N 14.5636°E. Svolvær es el centro administrativo del municipio de Vågan, en la región de Nordland.

Alquilar coche en Svolvær

Alquilar un coche en Svolvær es una de las mejores opciones para recorrer las islas Lofoten. Encontrarás varias compañías que ofrecen servicio de alquiler. Una de las compañías con mayor oferta de alquiler de coches en Svolvær es AVIS. También encontrarás oferta de alquiler con la compañía Sixt. Ambas compañías, AVIS y Sixt ofrecen la opción de recoger el vehículo tanto en el aeropuerto como directamente en la ciudad.

Historia de Svolvær

El lugar se menciona por primera vez en el año 1567 como «Suoluer», aunque hay alguna evidencia de asentamientos establecidos antes de la fecha mencionada. El origen etimológico probablemente se deriva de svalr, que significa «fresco» o «frío», y el último elemento es ver, que significa «pueblo de pescadores». El peso económico de Svolvær como un importante pueblo de pescadores permitió que obtuviera el estatus de ciudad el 1 de julio de 1918 cuando la nueva ciudad de Svolvær se separó del municipio de Vågan para independizarse y convertirse en su propio municipio. Inicialmente, el nuevo municipio tenía 2.429 habitantes e incluía 7,3 kilómetros cuadrados (2,8 millas cuadradas) de tierra.

Cómo llegar a Svolvær

La forma más rápida y económica para llegar hasta Svolvær es volar hasta Oslo (capital de Noruega) y desde allí tomar un vuelo hasta el aeropuerto de Harstad/Narvik-Evenes, a 164 kilómetros de Svolvær (2 h 22 min). Desde el aeropuerto de Harstad/Narvik-Evenes se puede alquilar un coche o tomar un autobús.

La ciudad de Svolvær tiene un aeropuerto a tan solo 4 kilómetros. Llegar directamente al aeropuerto de Svolvær podría ser una buena opción. El inconveniente es que se trata de un pequeño aeropuerto en el que no operan las grandes compañías como Norwegian o SAS. Este aeropuerto está operado fundamentalmente por la compañía Widerøe, la cual ofrece muy poca frecuencia de vuelos.

Mapa de Svolvær

En el siguiente mapa puedes localizar algunas ubicaciones de interés como por ejemplo: farmacia, supermercados, hoteles y restaurantes.

Qué hacer en Svolvær

En Svolvær podrás elegir entre un abanico muy amplio de actividades. Entre ellas, podrás pasear en kayak, visitar el fiordo en barco, escalar, pescar o alquilar un barco y navegar a tu aire. En cualquier época del año, encontrarás actividades y vivir una gran experiencia. A continuación puedes ver algunas de las actividades principales que puedes practicar en Svolvær.

Paseo en kayak

Pasear en kayak en las islas Lofoten es una de las experiencias más inolvidables. Puedes alquilar un kayak y navegar a tu aire, o si lo prefieres, también puedes ir en grupo y con guía, el cual te explicará anécdotas y un poco de historia. Esta es una buena opción para recorrer las islas que rodean la ciudad de Svolvær. En verano puedes navegar a cualquier hora del día, incluso bajo el sol de media noche!

En Svolvær se encuentra la compañía XXLofoten. Esta compañía ofrece paseos en kayak, entre otras actividades. Nosotros hemos participado en una excursión en kayak durante 2 horas. Una gran experiencia donde además de pasear en kayak, el guía te explicará un poco de historia y anécdotas del lugar.

Paseo en barca semirrígida (RIB boat)

Navega por el mágico fiordo de Trollfjord, el cual se encuentra entre montañas que se elevan hasta 1000 metros a lado y lado. Se pueden ver águilas marinas a muy poca distancia. La compañía Lofoten Explorer tiene varias embarcaciones de gran potencia, con motores que superan los 600 caballos. Puedes contratar la actividad para grupos a medida y para cada ocasión: eventos, charter y foto safari.

Navega y pesca

Si te gusta interesa la pesca, puedes navegar y pescar al mismo tiempo. Con esta actividad una actividad te llevarán hasta los mejores caladeros. Tendrás la oportunidad de pescar ejemplares de gran tamaño. Algunas de las especies que encontrarás son: bacalao, abadejo, caballa y el arenque. Puedes contratar la actividad con la compañía XXLofoten.

Alojamientos en Svolvær

La ciudad de Svolvær tiene una gran oferta en todo tipo de alojamientos que se adaptan a diferentes necesidades y presupuestos. Encontrarás hoteles, apartamentos, casas y rorbu (tradicionales cabañas de pescadores). Toda esta oferta de alojamiento está accesibles a través de plataformas como Booking o Airbnb. También puedes encontrar la oferta disponible a través de portales como Momondo y Expedia.

Hoteles

La oferta hotelera es muy amplia, con un gran rango de precios y categorías. Algunos de los hoteles más destacados y valorados por los huéspedes son:

El desayuno suele estar incluido en el precio.

Apartamentos y casas

Si prefieres alojarte en un apartamento o casa tendrás la opción de utilizar una cocina y además ahorrar costes. Esta opción es ideal para familias y grupos de personas. En Svolvær existe una gran oferta de alojamientos de este tipo. Todos los ellos los puedes encontrar a través de Airbnb y Booking.

Rorbu

Un Rorbu es una cabaña tradicional del norte de Noruega construida en madera. Antiguamente la utilizaban los pescadores para alojarse durante las temporadas de pesca. En la actualidad estas construcciones se han reformado para aumentar el confort y destinarlas al turismo. Las rorbu es un alojamiento que permite estar muy cerca del mar ya que parte de la construcción se apoya con vigas de madera y clavadas directamente en el agua.

Fotos de Svolvær

Translate »